Gabardinas, el básico por excelencia del entretiempo que combina con todo: vaqueros tipazo, bailarinas cómodas y tops favorecedores

Gabardinas, el básico más especial del entretiempo que combina con todo: vaqueros tipazo, bailarinas cómodas y tops favorecedores

Las gabardinas son la prenda preferida de la historia (y la que mucho más ocasiones ha aparecido en Hollywood). Revela su crónica y 12 modelos muy polivalentes que se amoldan a todo tipo de estilos, edades y looks.

La gabardina es, probablemente, la prenda con mejor popularidad (y mayor trayectoria) de nuestros armarios. Sí, es la prenda cápsula básica más especial. No obstante, su crónica está llena de fallos que confunden su rincón de nacimiento, su constructor y la utilización para el que se encontraba destinada en una primera instancia. Pues no, ni la inventó Burberry ni nació en las trincheras.

No obstante, hoy, todavía es entre los básicos de entretiempo preferidos de cualquier persona que persiga un estilo atemporal, muy elegante y práctico, sin importar un mínimo su edad, deseos o temporada donde nos hallemos. ¿Lo destacado? Que la gabardina sienta de MUERTE con un traje 2 piezas o con vestido.

Historia y origen de la gabardina

Es posible que la ubiques por ser la prenda mucho más característica (y ovacionada) de personalidades como el Inspector Dispositivo a Holly Golightly en Desayuno con Diamantes. La gabardina nació merced al químico y también inventor Hables Macintos, quien se ocupó de patentar el tejido impermeable en 1823.

Este tejido entonces se transformó en el mayor aliado de fabricantes como Burberry y Aquascutum para llevar a cabo negocio. Sin embargo, se charla que el segundo (John Emary y su marca británica Aquascutum) fue quien inventó la gabardina en 1851, bastante antes que Burberry. 

El inconveniente real para la multitud de caminando era que las dos fabricantes resaltaban por tener unos costes que no eran accesibles para todo el planeta, y gracias a su popularidad en la temporada dorada de Hollywood, las gabardinas han comenzado a popularizarse (y democratizarse).

Hollywood, el primordial propulsor de la gabardina

Que la gabardina se transformara en la parte estrella del armario de todo el planeta no es por mérito de Burberry o Aquascutum. La culpa la tiene el cine. Y Hollywood. A lo largo de la golden era de Hollywoord, los estudios eligieron poner esta icónica prenda a todo tipo de actores que ejercitaban como cronistas, estrellas de todas y cada una de las edades, embajadores, abogados, inspectores, mujeres con carácter… Por consiguiente, era cuestión de minutos que todo el planeta sintiese una necesidad imperiosa de tener una gabardina en su armario.

Gabardinas
Audrey Hepburn con gabardina en la película «Desayuno con Diamantes». Fuente: Pinterest.

Esta razón de peso fue lo que llevó a las fabricantes bajo coste (que, ¡pista! En este momento están inmersas de la búsqueda del vestido de convidada especial) a democratizar este básico que da lo mismo el año, la temporada o las tendencias que estén encima de la mesa. Siempre y en todo momento se transformará en entre los mucho más vendidos.

Sin embargo, más allá de que la gabardina tradicional es de color beis y tiene una composición de cortes puros, sencillos y rectos; en la actualidad asimismo es viable hallarla en otros colores, texturas y formas que van desde los mucho más habituales y neutros a los mucho más modernos y rompedores: gabardinas de piel, gabardinas dinámicas, gabardinas azules, verdes, de colores pastel… Las opciones son infinitas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *