TERESA PÉREZ BARÓ, es una artista que siempre ha vivido rodeada de belleza. Creció observando cada pincelada que daba su madre, una artista única, unos padres increíbles que la educaron en valores y me hicieron apreciar cada detalle de la vida.

Teresa empezó a pintar por impulso y la pintura se convirtió sin pretenderlo en una nueva forma de vida, una etapa en la que necesita recuperar lo auténtico, rodearse de armonía y trabajar sin prisa, con ilusión máxima.

Su aliada en este camino es la acuarela, ligera, versátil, aunque le apasiona experimentar con nuevos materiales, texturas y técnicas; disfruta creando cada nueva carta de colores, seleccionando cada papel hecho a mano y descubriendo en cada hoja la belleza sublime de lo imperfecto.

Sus dibujos son de formas, pero también de ausencias, como ese fondo casi tan protagonista como el dibujo… es su manera de capturar la esencia, la belleza de lo efímero.

Cada una de sus creaciones tiene una historia detrás que la convierte en única, es su forma personal de representar la realidad. Y que quiere compartir con todos.