Estos meses he visto un montón de declaraciones de Amistad, he visto como al morir alguien conocido todo el mundo se vuelca en sus familiares, como a través de las redes sociales, a través del WhatsApp, aquellos a los que no vemos, a los que no tenemos incluso presentes, aparecen para darte su apoyo.

Lo mismo pasa con las enfermedades, alguien se encuentra en un momento crítico y ves como la gente manda mensajes, te llama, te da su apoyo etc. sobre todo cuanto más grave o se encuentra en el punto más álgido de la enfermedad el apoyo es mayor.

Y cual es el problema, que los que mueren se van, y con ellos los WhatsApp y los mensajes. Que vas mejorando e incluso mejoras, poco a poco ese chat que no paraba de pitar ahora de vez en cuando se oye algún pitido. Y en cuanto ya estás libre de peligro el chat hasta deja de pitar.

Que es la amistad?, yo incluso pediría que por favor no me WhatsAppeen (si existe esta palabra) cuando me esté muriendo, por favor hacerlo cuando esté viva y coleando, así podré contestar a vuestros mensajes, podré quedar con vosotros para tomar un café, o salir a pasear y podré ver lo agradable que es la vida.

No digo que no se agradecen las muestras de cariño en esas circunstancias, siempre son bien venidas, pero no como Amistad, sino como gente buena que da su apoyo en caso de necesidad.

Creo que la verdadera Amistad es la que se cultiva, muchas veces aparece en facebook letreros que dicen «que los amigos aunque no se vean, no se hablen, etc… si son amigos de verdad que no hace falta.» yo entiendo que hoy en día vivimos una vida frenética, estamos metidos en todo tipo de actos, trabajos, grupos…, nuestros y de nuestros hijos y a veces no tenemos tiempo para cultivar la amistad como deberíamos, pero al igual que nos proponemos un día de la semana hacer una deber, ir al gimnasio, a clase de pintura a…., también nos deberíamos proponer un día a la semana cultivar la amistad.

Aquellos que dicen «mi amigo», si es así que sea de verdad, que sea con cabeza y sobre todo con corazón, creo que el grado de amistad en vez de medirlo por la cantidad de WhatsApp que le mandas, al contrario «menos WhatsApp y más cafés».

No te puedes considerar amigo porque no dices una palabra mala, y es verdad, no la dices pero tampoco les haces obras buenas, ni de servicio, esos son los que se consideran los peores amigos, los pasivos. Si están ahí, pero inertes. Queremos amistades activas, correspondidas, igual que nadie puede ser de un partido político sin haber oído sus propuestas, nadie puede ser Amigo sin haber oído a ese amigo.